Terafis fisiopilates

Fisiopilates. El complemento perfecto para tu salud

El Fisiopilates combina a la perfección los ejercicios del método Pilates con la experiencia de la fisioterapia.

Por ello es una forma de garantizar la perfecta ejecución de los ejercicios para evitar lesiones y mejorar la salud y el equilibrio corporal.

En el Fisiopilates seguimos los principios del método Pilates y con un valor añadido.

Además somos fisioterapeutas, conocemos la anatomía y la patología de nuestros pacientes. Estamos formados clínicamente para aportar el mejor tratamiento a cada uno de vosotros.

Porque entendemos que no todos tenemos las mismas necesidades. Nuestras clases están enfocadas a la individualidad dentro del grupo.

¿Qué es el método Pilates?

Pilates es una mezcla de varias disciplinas, un entreno físico y mental.

Este método se dio a conocer por Joseph Humbertus Pilates  a principios del siglo XX en Alemania y posteriormente se desarrolló ampliamente en estados Unidos, donde se hizo realmente famoso.

Y lo más importante es que Pilates supuso un cambio en la forma de realizar actividad física y hoy por hoy se sigue considerando uno de los mejores métodos de entreno terapéutico.

El método Pilates surgió como una disciplina terapéutica para su propio creador, puesto que siempre fue un niño enfermizo. Y con los años llegó a convertirse en un auténtico deportista.

Y os preguntareis por qué os explico su vida. Pues bien, es con el objetivo de que entendáis que las limitaciones nos las ponemos nosotros mismos. Si haces ejercicio tu organismo siempre mejora.

Y si ese ejercicio es guiado por un fisioterapeuta, tenemos en el Fisiopilates la combinación perfecta.

¿Y el Fisiopilates?

El Fisiopilates es una herramienta terapéutica de rehabilitación funcional y reentreno de la propiocepción y la motricidad que está basada en los ejercicios de Pilates.

De esta manera respetando la biomecánica, la fisiología y morfología de cada uno de nosotros obtenemos muy buenos resultados en nuestros pacientes.

El fisiopilates busca mejorar los recursos del propio individuo mejorando sus capacidades innatas.

Qué obtenemos al hacer Pilates.

Es importante que sepas los muchos beneficios que obtienes cuando practicas Pilates de forma regular. Te los detallamos:

  • Fuerza
  • Flexibilidad
  • Coordinación neuromuscular
  • Fluidez en los movimientos
  • Aumentar la capacidad pulmonar
  • Integrar el control de la respiración
  • Mejorar la postura
  • Integración cuerpo-mente
  • Ganar estabilidad y el equilibrio
  • Mejor calidad de vida
  • Relajación física y mental

Objetivos del Fisiopilates.

Ya te hemos comentado que resulta ideal que los ejercicios de Pilates estén dirigidos por un fisioterapeuta. Esto es lo que buscamos con ello:

  • Desarrollar, mantener y restaurar el movimiento y la función del organismo.
  • Establecer una fisioterapia activa con el fin de implicar al paciente en su recuperación y mejora de su salud.
  • Integrar patrones de movimiento adecuados y reeducar los alterados.
  • Optimizar la manera de moverse es igual a eficiencia energética así generaremos automatismos adecuados a partir de nuevos patrones biomecánicos saludables.
  • Ser conscientes de nuestra respiración.

Funciones del fisioterapeuta en el Fisiopilates

Como fisioterapeutas, nos ocupamos que podáis obtener el máximo beneficio de esta práctica. Por eso nuestras funciones son:

  • Evaluar individualmente el movimiento y la función de cada uno de nosotros.
  • Pautar y programar ejercicios adecuados a cada individuo.
  • Guiar, dirigir y facilitar el movimiento.
  • Favorecer la continuidad y adherencia al tratamiento.
  • Prevenir posibles lesiones y/o recidivas
  • Establecer un método de enseñanza que favorezca el aprendizaje
  • Promocionar la salud

Objetivos específicos del Fisiopilates

Con el Fisiopilates podemos abordar diferentes áreas, en función de las necesidades terapeúticas de las personas.

Traumatología

  • Recuperación de la movilidad activa
  • Mejorar la fuerza muscular
  • Restablecer la funcionalidad

Neurología

  • Reeducación del patrón de movimiento al restablecer el control neuromuscular y mejorar la flexibilidad de los nervios.

Patología respiratoria

  • Aumentar la capacidad pulmonar mediante el control de la respiración mejorará la resistencia cardiorespiratoria.

3ª Edad

  • Mantenimiento de la funcionalidad mejorando la movilidad con el objetivo de prevenir caídas.
  • Favorecer la autonomía de la persona economizando la funciones del organismo y atenuando el dolor

Ansiedad/stress

  • Conexión cuerpo-mente  (consciencia corporal )mejorando la respiración  y calmando al Sistema Nervioso Simpático.
  • Mindfullness.

Principios básicos del Pilates y Fisiopilates

terafis principios pilates

El concepto Elongación Axial en Fisiopilates hace referencia a:

  • Descomprimir las articulaciones mejorando la contracción muscular y umentando la movilidad del raquis.

La activación muscular del Core estabiliza la columna lumbar a través de:

  • Activación de la musculatura del suelo pélvico y multífido junto con la contracción del transverso del abdomen.

Conseguimos control de la zona neutra gracias a:

  • Valoración de la movilidad completa de la pelvis principalmente y a partir de aquí evitamos las compensaciones y cumplimos la regla del no dolor.  Y todo ello acompañado de aprender a respirar.

Importancia de la disociación del movimiento:

  • Dar movilidad a las grandes articulaciones como los hombros, las caderas y el raquis lumbar y mover la columna en general nos aporta confianza y evita lesiones.
  • Ser capaces de movilizar los hombros aisladamente del resto de la cintura escapular evitando las compensaciones.

Uno de los grandes objetivos del Fisiopilates es la Integración del movimiento.

Gracias a esta integración conseguiremos restablecer patrones adecuados y mejoraremos nuestra salud física.

No hay ganancia sin integración y para conseguirlo necesitamos:

  • Conciencia del movimiento. Focalizarnos en lo que estamos haciendo y ser conscientes del cambio que estamos provocando en nuestros patrones.
  • Realizar un aprendizaje guiado y autónomo a base de repetir los ejercicios con el fin de automatizarlo de forma inconsciente.

Material que utilizamos en Fisiopilates.

terafis material fisio pilates

El objetivo de nuestros grupos de Fisiopilates en Terafis es dotar a nuestros pacientes de una mejor salud física y mental.

Y por eso es muy importante para nosotros realizar una primera visita de valoración de osteopatía si todavía no eres paciente del centro. Así podemos conocerte mejor y saber cuáles son tus dolencias y tus necesidades terapéuticas.

Por eso seguimos avanzando siempre con vosotros y para vosotros.

 

Así que si te ha gustado este post, por favor, haz un “me gusta” en nuestro Facebook y comparte esta información en tu entorno. Seguro que alguien más se beneficiará.

Terafis epicondilitis padel

Epicondilitis. Lesión habitual en jugadores de pádel.

La epicondilitis en el pádel seguramente es una de las lesiones más típicas con las que nos ha tocado lidiar si queremos practicar este deporte.

Pero claro está que no le pasa a todo el mundo. Sobretodo, es más común en los que empiezan porque no dominan la técnica y no sujetan bien la pala.

También es muy habitual en aquellos que juegan muchas horas a la semana y hacen un sobrecarga de la musculatura del antebrazo.

Aunque sea habitual en el pádel, la epicondilitis la sufren muchas otras personas como los que trabajan con un ordenador.

 

¿Qué es la epicondilitis o codo de tenista?

Es una afección dolorosa de los tendones que se unen al hueso en la cara lateral externa del codo.  Concretamente los tendones de los músculos extensores de muñeca.

El músculo directamente implicado en la epicondilitis es el extensor radial corto del carpo.

 

¿Porqué se produce la epicondilitis?

Observamos que existe una degeneración en la unión del tendón con el hueso.  Lo que aumenta la tensión en la zona y debilita las estructuras.

Existe un dolor al efectuar ciertos movimientos en los que el músculo afectado entra en acción. Así levantar pesos, sujetar o agarrar algo se convierte en un infierno para todo los que tenéis una epicondilitis.

 

¿Cuáles son las causas de la epicondilitis?

Pueden ser diversas, relacionadas o no con el deporte.

Laborales:

La epicondilitis se da en trabajos que requieren manualidad, donde se realizan movimientos repetitivos o que requieren fuerza.  Las personas que trabajan con ordenador, en una cadena de montaje, carniceros, pescateros, pintores… etc, son muy sensibles a padecer este tipo de lesión.

Traumáticas:

También puedes tener una epicondilitis si tienes la mala suerte de darte un golpe directo en el codo, como un accidente. El tendón se inflamará igualmente.

Origen en un problema cervical:

Anatómicamente el codo tiene una inervación metamérica  ( C5-C6) que se corresponde con la columna cervical. Esto quiere decir que si tienes problemas cervicales pueden derivar en una epicondilitis con el tiempo.

Deportivas:

Hoy en día el deporte estrella que hace más daño es el pádel.

¿Y porqué? Muy sencillo, la “culpa” es de la pala.

Es importante elegir bien la pala, un exceso de peso de la misma fomentará el aumento de tensión en el codo. La técnica es básica para no hacernos daño así que lo mejor es tomar unas clases con un profesional para que nos advierta de los posibles errores.

Y finalmente, claro está, el aumento repentino de la fuerza muscular que ha de realizar el brazo. Claro que si ahora haces más ejercicio el codo se acaba quejando.

 

¿Desde el punto de vista fisiológico que está pasando en la epicondilitis?

Independientemente de la causa de la lesión lo que pasa es que el exceso de tensión y sobrecarga acaba haciendo micro lesiones en el tendón. Éste se va degenerando y se acaba convirtiendo en tejido fibroso. Al final, el tendón pierde sus propiedades y se inflama.

Terafis epicondilitis inflamación

Imagen de Andrea Saracco

 

Síntomas de la epicondilitis.

Se caracteriza por:

  • Dolor en la cara lateral externa del codo al hacer extensión de muñeca
  • Dificultad para cargar o aguantar pesos, genera dolor.
  • Dolor provocado al estiramiento del músculo con la muñeca en flexión
  • Incapacidad para realizar deportes que impliquen el codo.
  • A veces cualquier movimiento de codo desencadena dolor.
  • Dolor sobre la musculatura del antebrazo al coger una botella e intentar llenar un vaso.

Diagnóstico de la epicondilitis.

Si tienes dolor en la cara lateral externa del codo debes acudir cuanto antes al médico o al fisioterapeuta.

Los profesionales de la salud te harán una serie de test para conocer el alcance de la epicondilitis y qué estructuras están implicadas.

Es básico conocer la causa posible de la lesión para poder afinar en el tratamiento.

Los médicos muchas veces nos piden ecografías y/o RNM para confirmar el diagnóstico.

 

Tratamiento de la epicondilitis.

Médico conservador:

Suelen recetar AINES, reposo y en muchas ocasiones una infiltración de corticoides. El problema de este tratamiento es que es paliativo y no curativo. No va enfocado a la verdadera causa de la epicondilitis. Solo trata la inflamación y si el dolor se marcha,tienes suerte, pero  en la mayoría de los casos vuelve.

Fisioterapia:

Para nosotros es la mejor opción. Nuestra base es establecer  la posible causa de la epicondilitis. Una vez la hemos encontrado planteamos un tratamiento personalizado.

El objetivo es relajar la musculatura que ha generado la tensión, eliminar la inflamación y restablecer la funcionalidad y movilidad del codo. Todo ello para eliminar el temible dolor de codo.

Para conseguirlo utilizamos terapias y técnicas como la osteopatía, la hipertermia, las ondas de choque y la punción seca.

Nosotros en Terafis utilizamos una combinación de estas técnicas y otras para alcanzar nuestro objetivo; ¡tu curación!

Y la verdad no nos va nada mal. Así que si sufres una epicondilitis  ahora ya sabes de qué se trata y qué puedes hacer para curarla.

Cómo prevenir la epicondilitis.

En general es recomendable mantener buenas posturas, sobretodo en el trabajo y tener cuidado con los movimientos de repetición y las sobrecargas.

Es aconsejable realizar estiramientos adecuados a cada patología y de vez en cuando acudir al fisioterapeuta para que le eche un vistazo a la musculatura.

Y como que hemos enfocado este artículo a los aficionados al pádel ahí van unos consejos para ellos para evitar las recaídas en la epicondilitis:

  • A nivel técnico si no dominamos el juego será conveniente contactar con un entrenador que nos pueda ayudar a corregir la técnica.
  • También es recomendable hacer un buen calentamiento, empezando suave, haciendo los movimientos que realizaremos después durante la actividad física.
  • Hacer los estiramientos antes y después de un partido.
  • Tener hábitos de vida saludable como una buena alimentación e hidratación, no tener hábitos tóxicos y tener un estilo de vida activo ayudará a que la calidad del tejido de los músculos y tendones sea adecuada y por tanto disminuyan las posibilidades de sufrir lesiones.

Bien, ahora ya tienes herramientas para identificar y tratar una epicondilitis, tanto si juegas a pádel como si no.

Así que si te ha gustado este post, por favor, haz un “me gusta” en nuestro Facebook y comparte esta información en tu entorno. Seguro que alguien más se beneficiará.

 

terafis síndrome dolor miofascial

Síndrome de dolor miofascial y puntos gatillo

El Síndrome de dolor miofascial  es uno de los principales motivos de consulta en una clínica de fisioterapia .

En la sociedad en la que vivimos actualmente el dolor musculo-esquelético está a la orden del día.

 

Descubre en este artículo como identificarlo y tratarlo.

 

¿Qué entendemos por Síndrome de dolor miofascial?

Representa un conjunto de síntomas y signos de dolor de origen muscular.

El dolor está localizado en la banda tensa de un músculo o grupo muscular.

Esta banda tensa está aumentada en grosor, es dolorosa y se identifica perfectamente a la palpación.

Y en ella encontramos el Punto Gatillo  que puede dar dolor local y/o referido en una zona a distancia.

 

¿Qué es un Punto Gatillo Miofascial (PGM)?

El Punto gatillo se define como un  foco hiperirritable dentro de una banda tensa de un músculo esquelético o en su fascia asociada.

A veces se puede palpar un nódulo, que puede llegar a ser hipersensible.

Puede dar dolor a la presión local y referido.

Presenta una alteración de las propiedades musculares como una disfunción motora.

El Punto Gatillo también puede ir acompañado de fenómenos autonómicos.

En esta imagen vemos con una «x» la localización del PGM y en color rojo el recorrido del dolor referido.

terafis punto gatillo miofascial

Imagen de Travell y Simons.

Clasificación de los puntos gatillo en el Síndrome de dolor Miofascial (PGM)

PGM activo:

  • Provoca dolor a la presión.
  • El paciente lo reconoce como el dolor habitual que tiene.
  • Limita la completa elongación del músculo.
  • El músculo presenta debilidad sin atrofia.
  • Se pueden presentar fenómenos autonómicos en su zona de dolor referido; como sudoración, “piel de gallina” o lagrimeo.

PGM latente:

  • Puede tener los mismos síntomas y características que los PGM activos.
  • No presentan dolor espontáneo.
  • El dolor solo aparece al estimular el PGM.

PGM central:

  • Localizado en el centro del músculo.
  • Está íntimamente relacionado con las placas motoras disfuncionales.
  • Debe ser tratado en primera opción en relación al PGM insercional.

PGM insercional:

  • Está localizado en la unión miotendinosa y/o en su inserción ósea.
  • Es el responsable de las patologías como la entesitis, debido al exceso de tensión que ejerce el PGM central del mismo músculo.
  • También deben ser tratados.
  • A veces pueden mejorar de forma espontánea al tratar el PGM central.

PGM clave:

  • Es el responsable de la activación de uno o más PGM satélites.
  • Normalmente al desactivarlo también se desactivan los satélites.
  • Pero si se hace al revés y se desactivan los satélites, la sintomatología vuelve a aparecer.

PGM satélite:

  • Está generado por la actividad del PGM clave.
  • Pueden aparecen en zonas de dolor referido del PGM clave, en musculatura antagonista y en músculos sinergistas.

Todos ellos son importantes en el Síndrome de Dolor Miofascial por lo siguiente:

  • Aumentan la severidad de la lesión.
  • Provocan más recaídas.
  • Hacen que el coste de tratamiento farmacológico y sanitario sea muy elevado.

 

Cómo reconocer un PGM rápidamente:

  • Existencia de una banda tensa, como un cordón.
  • Hipersensibilidad a la palpación de un nódulo.
  • Que el paciente, al presionar, lo reconozca como su dolor habitual.
  • Limitación de la movilidad activa y pasiva.

 

Causas del Síndrome de dolor Miofascial.

La principal causa es la activación de los PGM  antes mencionados.

Estos puntos se activan debido a estímulos biomecánicos.

Se pueden activar por los siguientes motivos:

  • Sobrecarga de un grupo muscular por sobre esfuerzos o movimientos repetitivos.
  • Microtraumatismos de repetición.
  • Posturas inadecuadas.
  • El estrés y la ansiedad son factores que aumentan las probabilidades de desarrollar PGM. Estas personas tienden a apretar más sus músculos.

 

Diagnóstico del Síndrome de dolor Miofascial.

La historia clínica es básica, es imprescindible hacer un buen interrogatorio al paciente para averiguar la causa de su dolor.

Establecer un diagnóstico diferencial con otras patologías.

Muy importante la exploración física, en la cual se puede observar si existen bandas tensas y PGM y de qué tipo.

Si existen PGM, saber identificarlos para poder tratarlos adecuadamente.

 

¿Cómo nos afecta el Síndrome de dolor Miofascial?

Los PGM son los responsables de la mayoría de las lesiones musculares.

Así que podemos pensar que son el origen de lesiones como tendinitis, bursitis, trocanteritis, fascitis, contracturas musculares, entesitis, tenosinovitis, epicondilitis, epitrocleitis….

Porque al fin y al cabo todas estas lesiones forman parte del Síndrome de dolor Miofascial.

De manera que ahora ya sabes de donde viene tu dolor, si es que te identificas con las lesiones mencionadas.

Y ahora lo único que te falta por saber es cómo tratarlo.

 

Tratamiento del Síndrome de dolor Miofascial.

Médico:  Tu médico seguramente te recetará antiinflamatorios y relajantes musculares, que seguramente funcionarán al principio, pero a la larga…..

Ortopédico: En muchos casos como la causa es por exceso de carga y movimiento repetitivos es posible que te indiquen colocar una férula para descargar.

Bueno, puede ser de ayuda pero no es curativo.

Fisioterapia: Aquí ya nos vamos acercando a lo que realmente hará que el Síndrome de dolor Miofascial empiece a desaparecer.

El uso de termoterapia, masoterapia, corrientes TNS y estiramientos nos alivian de entrada y su efecto es medianamente duradero.

Osteopatía: Es ideal para devolver la movilidad a los tejidos lesionados, es muy importante, sin ella los músculos no podrán llegar a relajarse.

Correción postural: En muchos casos el mantenimiento de una postura incorrecta es el responsable del mal funcionamiento de un músculo. Lo que nos lleva a tener dolor  y Síndrome Miofascial.

Una postura biomecánicamente correcta aliviará la tensión muscular y favorecerá la recuperación de la lesión.

Y finalmente la estrella en el tratamiento del Síndrome de dolor Miofascial,

PUNCIÓN SECA. Técnica revolucionaria por excelencia para el tratamiento de los PGM.

 

Pero este tema os lo dejo para el mes que viene ya que requiere un artículo para ella sola.

Si te ha gustado este post, por favor, haz un “me gusta” en nuestro Facebook y comparte esta información en tu entorno. Seguro que alguien más se beneficiará.