Un bebé al que un ojo le lagrimea continuamente, es porque el conducto que normalmente lleva las lágrimas del ojo a la nariz está obstruido.

Las lágrimas circulan a través del ojo desde la esquina exterior hacia la nariz donde son depositadas en el sistema del canal lagrimal, a través de una abertura llamada punto lagrimal y depositado finalmente en la nariz a través del conducto nasolagrimal.

Este canal puede verse obstruido total o parcialmente, por inflamación de la mucosa o debido a un mal posicionamiento del hueso unguis. Como la lágrima tiene restos salinos se acaba produciendo infección (conjuntivitis).

Si no se recupera por sí solo, el pediatra plantea una pequeña intervención o bien acudir al osteópata. La osteopatía suele ser una solución no invasiva y efectiva si se actúa pronto.

TÉCNICAS PRINCIPALES

OSTEOPATÍA

Mediante suaves técnicas craneales se puede devolver la movilidad a este hueso, descongestionando el canal y así eliminando la patología evitando la intervención.
Se suele enseñar a los padres, un masaje para hacerle en casa que ayuda en el tratamiento.


¿Encontró un servicio para usted?


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies