En ocasiones, los bebés presentan una leve o más severa deformidad del cráneo (la más común denominada Plagiocefalia).

Generalmente causada en el paso por la estrechez del canal pélvico, por mala posición intrauterina, también por el uso de fórceps o ventosas, o bien, en bebés prematuros.

Esta alteración suele ser temporal, ya que los huesos de la cabeza del bebé son “flexibles” todavía y suele desaparecer en unos pocas semanas, ya que el hecho de bostezar, llorar y succionar, propios del bebé, sumado al crecimiento normal del cerebro y cerebelo, remodelan el cráneo “desde dentro”.
Si perdura la deformación, el bebé tiene algunos síntomas característicos: Irritación (se suelen golpear la cabecita contra el colchón), lloran más a menudo, e incluso puede tener muchos gases, y además tienden a girar la cabeza hacia el mismo lado.

Generalmente con la ayuda osteopática, mejoran lo suficiente. Solamente en casos severos se utilizan “cascos” correctivos.

TÉCNICAS PRINCIPALES

OSTEOPATÍA

El osteópata pediátrico ayuda en el proceso natural de recuperación. Se normalizan tensiones en cráneo (suturas y fontanelas, membranas,…)
“Devolvemos la movilidad y dejamos que la naturaleza haga el resto”. Es el principio básico de la Medicina Osteopática.


¿Encontró un servicio para usted?


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies