terafis sindrome cintilla iliotibial

El síndrome de la Cintilla Iliotibial es el caballo de batalla de la mayoría de los corredores.

Se caracteriza por un dolor punzante e invalidante en la cara externa de la rodilla afectada. Aparece al cabo de pocos minutos del inicio de la carrera.

Los corredores que la sufren no saben exactamente qué les pasa, al menos al principio, y mucho menos qué estructura les está haciendo la “puñeta”.

Pues bien, el protagonista del Síndrome de la Cintilla Iliotibial es el músculo Tensor de la Fascia Lata.

El origen de este músculo está en la Espína ilíaca antero superior de la pelvis y se inserta en el Tubérculo de Gerdy, en la cara lateral externa de la rodilla.

La característica más importante de este músculo es que posee un pequeño vientre muscular en la parte superior y externa del muslo y el resto es parte fibrosa y tendinosa, como una cuerda, que le da el nombre característico de Cintilla Iliotibial.

Es flexor y abductor de cadera a la vez que rotador interno. Pero además tiene una función básica en la estabilización de la rodilla.

La lesión que provoca es una tendinitis en la parte distal a la altura de la rodilla. Incluso a veces una bursitis.

Este es el dolor que sienten los corredores.

Imagen de Fisioterapia online

¿Porqué se lesiona la Cintilla Iliotibial?

El Tensor de la Fascia Lata es un músculo clave para estabilidad de la cadera y la rodilla. Conecta ambas articulaciones.

Es imprescindible mantener la cintilla Iliotibial estable y en buenas condiciones ya que es muy importante a la hora de hacer la zancada durante la carrera.

Es un músculo muy potente por lo tanto durante el apoyo y el impacto contra el suelo mientras corres sufre muchas sobrecargas.

El Síndrome de la Cintilla Iliotibial se produce progresivamente, al principio a los 10 o 15 minutos de empezar a correr, y empeora con el ritmo lento ya que hay más tiempo de contacto.

El hecho de cambiar de zapatillas, de superficie donde corres habitualmente o simplemente aumentar la carga o la inclinación de la pista pueden lesionar aún más la Cintilla Iliotibial.

Factores que predisponen a esta lesión:

  • Sobrecarga en lo entrenos.
  • Rodillas varas.
  • Uso de zapatillas no adecuadas para la carrera.
  • Dismetría de las extremidades inferiores.
  • No realizar estiramientos adecuados tras la carrera y/o entreno.

 

Causas biomecánicas del Síndrome de la Cintilla Iliotibial.

Según los últimos estudios parece ser que existe una debilidad de la musculatura glútea abductora de cadera en pacientes que sufren este síndrome.

Esto no quiere decir que le suceda a todos los corredores que se lesionan pero sí a un número significativo.

La falta de coordinación muscular de la cadera y rodilla así como la técnica de carrera y el apoyo podal, son factores desencadenantes del Síndrome de la Cintilla Iliotibial.

Y su corrección está directamente relacionado con la solución del problema.

 

¿Cómo diagnosticamos esta lesión?

Pues bien, la mejor manera de diagnosticar un Síndrome de la Cintilla Iliotibial es mediante una buena anamnesis  y sobretodo un buen examen físico.

El fisioterapeuta al cargo realiza una serie de test para averiguar qué estructura no está funcionando adecuadamente.

Éstas pueden ser:

  • Musculatura glútea, especialmente el glúteo mediano.
  • Tensor de la fascia Lata.
  • Equilibrio bimecánico de la pélvis.
  • Biomecánica de la columna lumbar.
  • Alineación de la rodilla.
  • Apoyo podal.

En ocasiones también se pueden realizar pruebas complementarias como ecografía muscular o Resonancia Magnética, según el criterio del traumatólogo.

Pero vamos, la mejor manera de diagnosticar un Síndrome de Cintilla Iliotibial es con exploración manual.

 

¿Qué tratamientos son adecuados?

Antes de todo lo más recomendable es parar un momento y recapacitar sobre cómo te encuentras, no pensar únicamente en el entreno y la carrera.

Ya sé que es muy difícil cuando estás a tope para una competición pero a veces un paso atrás es un gran paso hacia delante. No digo que se deje de entrenar pero sí aflojar y hacer ejercicios que no duelan, porque si sigue doliendo, acabarás empeorando.

Una vez están identificadas las estructuras afectadas la osteopatía es la mejor elección para restablecer la movilidad articular.

La hipertermia es la estrella para regenerar los tejidos blandos contracturados e inflamados.

Punción seca es el remedio ideal para liberar las contracturas y los Puntos Trigger.

La reeducación postural evita la presión articular y equilibra toda la biomecánica del cuerpo así como las tensiones musculares.

En Terafis enfocamos cada tratamiento como único, personalizado y adecuado a las necesidades de cada uno.

Utilizamos una combinación de las técnicas antes mencionadas con el objetivo de mejorar el Síndrome de la Cintilla Iliotibial.

Y para rematar si creemos que el apoyo podal no es el correcto os aconsejamos la visita con un podólogo de confianza.

 

Esperamos que ahora que llega el momento de rendir al máximo te sea útil esta información.

Y una vez más, si te ha gustado este post, por favor, haz un “me gusta” en nuestro Facebook y comparte esta información en tu entorno. Seguro que alguien más se beneficiará.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada . Los campos necesarios están marcados (*).

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>